domingo, 14 de marzo de 2010

MUJERES LIBERADAS


No dudes,
un mango con flecos la fregona debe ser,
un palo con flecos pegados.
El cepillo de barrer,
otro ingenio, el recogedor.
Quien sería el inventor,
de poner su idea en marcha,
he importunar a la mujer.
Por fin, un ilustre sabio,
inventó la lavadora,
que fue la revolución.
Mas no sé que será mejor,
ahora nos sobra tiempo,
y algo tendremos que hacer,
para el espacio ocupar.
Nos dan opción a trabajar,
para ser igual que el hombre,
y nosotras encantadas,
decidimos aceptar.
Ya nos hemos liberado,
como pedíamos a gritos.
Ahora salimos de casa
a las seis de la mañana,
volviendo otra vez a la seis,
pero esa vez de la tarde.
Y los más interesante,
los niños voy a recoger,
que a las primeras seis,
con la yaya los llevé.
De paso traigo la compra,
pues me cae de camino.
Cuando entro por fin en casa,
las ocho pretenden ser,
a los niños voy bañando,
y haciéndoles la cena después.
!Qué limpios se han quedado,
estos lindos querubines!.
Van cenando según llegan,
y según van terminando,
a la cama voy mandando.
Las once y media suenan,
y todo en orden se queda.
Voy a la cama ya agotada,
sin ningún otro menester.
Mañana de nuevo a las seis,
comienza la rueda otra vez,
pero me afirmo "feliz",
las mujeres ahora por fin,
después de muchas pelas,
ya estamos liberadas.

DAFNE


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenisismo el cuadro que has montado, ja, ja, ja, hace honor a lo que expresa el poema.
quedo único , un beso. Dafne

Sacra dijo...

¿A que si?
jaajajaj
Biquiños fermosura.