viernes, 12 de marzo de 2010

LASTIMA DEL CURRO DEL OTRO DÍA, LASTIMA.


Me desperté de un salto...¿Sabéis cuando alguien presiente algo? A mi me ha pasado varias veces y aprendí a hacerle caso a mis instintos.
Así que me he vestido y acudido a casa de mi amiga.
Y como siempre acierto, lo que vi me lo confirmó.
Lo primero que me confirmó es que mi amiga es tonta,(aunque eso ya lo sabía), y lo segundo es que tengo que actuar de inmediato.
La he mirado y esta vez fue ella la que comenzó a hablar y hablar y llorar y decir mil y una insensateces.
Yo la escuchaba en silencio esperando que desahogara todo lo que llevaba dentro, mientras, sentada en el borde de la cama miraba el devastador terremoto que había pasado por aquella habitación. !Lastima del trabajo inútil del otro día!.
Cuando sus quejas y lamentos fueron disminuyendo, me he metido en cama con ella y la he abrazado.
Se ha ido tranquilizando despacio a base de palabras y caricias y se me ha quedado dormida como un pajarito. Así he dejado que descansara unas horas, mientras saliendo yo de la cama sigilosamente le he puesto orden de nuevo a aquel caos.
En un par de horas despertó y miró con cara de asombro todo lo que la rodeaba.
Y me miró a mi también, solo que ahora no encontró la cara de hacía unas horas, sino que mi expresión era de sargento.
La he arrastrado a la ducha y me ha quedado reluciente como una rosa.
Le puse ropa encima que no fuese unos de sus muchos pijamas polares de vagabunda con habitación, y os aseguro que parecía otra.
He tomado la decisión de quedarme a vivir con ella un tiempo hasta que vuelva a ser la misma que yo conocía. Aquella que sonreía, que aprendía piano, que cantaba, que iba al gimnasio, que daba paseos por su amada playa... que no disimulaba ante nadie y se mostraba tal y como era y sentía, no la que es ahora, con sus risas fingidas o simplemente, sus "no" risas, con la tristeza marcada en su rostro y el abandono de su cuerpo y alma.
Cuando yo me vaya de aquí, mi amiga va a ser la misma que era no hace mucho.
Si, ya se que me queda un arduo trabajo, pero os aseguro que lo conseguiré de nuevo.
Y lo haré porque es mi amiga y la amistad...conlleva esto, es como dice el cura cuando casa a alguien, pero sin casar, "para lo bueno y lo malo hasta que la muerte os separe". Y estoy segura de que todos sus amigos me echarán una mano,¿ verdad?.

Foto: Desastre.

2 comentarios:

Azulejo dijo...

Pues me alegro de que tu amiga haya encontrado ayuda, ya era hora.

Un abrazo

Sacra dijo...

Y sigo diciendo que espero la ayuda del resto de sus amigos, que son muchos y los mejores.
Tú incluído,¿vale?.
Querote.