miércoles, 21 de octubre de 2009

LA LUNA Y YO


Anoche estuve en la playa.
Aquella, en la que una tarde
me dí cuenta que te amaba.
.
La luna, ya en su ocaso,
tenía su faz sonrosada,
me dijo: no le hagas caso
yo también lloré apenada
porque el sol me había dejado.
.
Ay!, luna, lunita buena,
¿por qué me quieres engañar
si se te nota tu pena?
.
No me quiso contestar,
pero pude adivinar,
que lágrimas gordas, muy gordas,
derramaba entre las sombras
cuando se ocultó en el mar.
.
MIGUEL LÓPEZ ALMIRÓN

1 comentario:

Sacra dijo...

¿Qué se puede decir de esta hombre que no se sienta?
Un biquiño moi grande artista.