viernes, 30 de octubre de 2009

CON SU INSEPARABLE COMPAÑERA LA SONRISA


En Valencia, hace años, muchos, hubo una riada que causó innumerables desgracias en forma de víctimas mortales y debido a aquello se construyó un cauce de río nuevo para que no volviera a ocurrir. Seguramente lo hicieron tan bien que este cauce no solamente contiene las aguas como era la idea original, sino que impide que las aguas lleguen al río, que ya desde entonces, siempre se encuentra completamente seco.
.

El no llevar nunca agua permite a los pseudos enamorados dar rienda suelta a su vena artística, y según su estado de ánimo o del ánimo de su pareja, se puede leer en las paredes un "te quiero" junto a un nombre y a un corazón atravesado por una flecha, o por el contrario, se puede ver ese mismo corazón borrado, y ese "te quiero" sustituido por alguna palabra de cuatro letras que suele comenzar por P y finalizar con la letra A.
.

Lo entiendo, y aunque no lo comparto si entiendo que cuando las sonrisas son tus compañeras de viaje, que cuando los besos no cansan ni las caricias se encuentran repetitivas, entonces se escribe de una manera determinada, sin importar ni siquiera el ridículo, y a cualquiera le gustaría escribir en el diario que se lee en el cielo, si es que existen... el diario y el cielo.

.
Ver las pintadas diariamente en el río me hacen recordar algo que escribí hace tiempo, cuando los besos y las caricias eran entonces mis compañeras de viajes, cuando jugaba con otras personas a construir un bosque humano y cada uno de nosotros loábamos a algún compañero de aquel bosque.
.

Escribía algo así de ella...de sus virtudes. Si a todos los habitantes del bosque les define alguna característica, a María son sus sueños que contagia, tocar la nieve en verano, pintar el cielo de color naranja, volar y hacerlo en vuelo sin motor buscando caminos de libertad.
.

Y así la vereis caminar por el bosque, siempre despacio, como un gorrión con su compañera inseparable la sonrisa, y aunque asiduamente le acompañan los cálidos rayos del Sol, ella prefiere la serena compañía de la Luna, discreta y confidente amiga.
.

Ha pasado el tiempo, ahora los besos no solamente ya no son compañeros de viaje, sino que incluso no están en ninguno de los recodos de mi camino, las caricias son solamente una quimera, el bosque es un páramo sin retorno, y a pesar de estas cosas si hoy tuviera que escribir algo de aquella persona, de aquella habitante del bosque escribiría algo así...
.

...si a todos los habitantes del mundo les define alguna característica, a María son sus sueños que contagia, tocar la nieve en verano, pintar el cielo de color naranja, volar y hacerlo en vuelos sin motor buscando caminos de libertad.
.

Y así la veriaís caminar, por el mundo, siempre despacio como un gorrión con su compañera inseparable la sonrisa, y aunque asiduamente le acompañaran los cálidos rayos del Sol, ella continua prefiriendo la serena complicidad de la Luna, siempre discreta y confidente amiga.
.

Como veis, escribiría exactamente lo mismo porque las personas son siempre las mismas y lo único que cambia son las circunstancias. En aquellas circunstancias siempre temblaba de emoción al escribirlo, porque esperaba una sonrisa o un beso deseado, lo que hacía que el corazón venciera a la cabeza, y ahora...ahora ya no.
.

Ahora no espero nada...ahora ya no deseo nada.
Si acaso saber que continua andando despacio como un gorrión, con su inseparable compañera la sonrisa.
.
ALEX

1 comentario:

Sacra dijo...

Deja siempre que el corazón gane, y espera esa sonrísa, ese beso... no dejes nunca de esperarlo, porque seguro que llegará... quizás más pronto de lo que esperas o...mira hacia tras, :).
Ella continúa con su sonrisa. Acompañala tu con la tuya y vovereis a tocar la nieve en verano, a pintar el cielo...