sábado, 12 de diciembre de 2009

LA LLAMABA LOCA


Se quedó pensando, sentada es el suelo de la terraza.
Se quedó pensando en el camino recorrido hasta ese mismo momento. Recapacitaba sobre todo lo que había hecho en su vida; sus logros, sus fracasos...
Se quedó pensando en todo lo que había sentido, en todos esos momentos de alegrías, en todos esos momentos de llantos...en todos sus momentos.
Pensaba a la luz de la luna y las estrellas, sin moverse nada más que para mirar hacia el cielo y soñar en perderse en medio del universo.
Siempre había dado sin pedir nada a cambio, y cuando se daba ella, se daba por completo.
Nunca quiso premios, ni alabanzas, es mas, le molestaban, si, sobre todo las alabanzas le molestaban pues jamás se sintió protagonista para eso.
Y eso lo sabía la gente que mas la conocía, la gente que la quería sabía que ella no era egoísta, ni buscaba nada que no fuese amor, cariño...
No es que fuese ni buena ni mala, ni mejor ni peor que nadie. Solo era ella tal cual, con sus defectos y virtudes... era ella, nada mas.
Y así se daba a la gente, sobre todo a la gente que mas quería. Se daba sin falsedades ni mentiras, y lo hacía con amor, si, con mucho amor, todo el amor que ella sabía dar.
Mientras miraba a las estrellas sentía la necesidad de volar y subir, subir muy alto y escapar de aquella palabra con que alguien al que ella amaba, alguien a quien ella se dio por completo, la iba definiendo asi a los demás. Y esa palabra le sacudía el cerebro y le daba más ganas de salir volando y alejarse, de perderse, desaparecer...
Y esa palabra la había roto por completo. Le había hecho dudar de si misma... Si así fuese, nada tendría sentido ya, nada.
Y esa palabra fue LOCA, si, la había llamado LOCA... y solo pensarlo, se le partía el alma y pensaba que si era cierto, nunca habría sido justa, nunca habría sido consciente del bien y del mal. Todo lo que habría hecho hasta ahora no tendría sentido, pues los locos no son conscientes de lo que dan o no dan, ni a quien, ni lo que, ni se esta bien o mal.
LOCA...esa palabra la golpeaba como un mazo en el cerebro.
Y miraba el cielo, sentada en su terraza. Y lloraba...y le torturaba como nunca lo había hecho nada ni nadie. LOCA, le llamaba LOCA esa persona a la que ella tanto quería....LOCA.

1 comentario:

Carmela dijo...

Mi agradecimiento a esa persona que ha hecho que a ella se le hallan roto todos los esquemas, todo el sentido de su vida.
Enhorabuena por haberle descubierto y divulgarlo publicamente.
Un beso más de parte de la LOCA que lo hace todo mecanicamente, como hacen los locos, sin sentir, si, sin sentir, sin ser real.
Le doy las gracias de su parte, por haberla destrozado, asi me lo ha comunicado desde Conxo (manicomio galego), ayer, cuando la fui a visitar, mientras miraba hacia el cielo queriéndose perder en el cielo...entre las estrellas.