lunes, 7 de diciembre de 2009

CON LAS TAPAS ROJAS


Al llegar a casa, se fue directa para su habitación. Nadie podía imaginarse las ganas que tenía de meterse en cama y estirarse muuuuuuuucho.
Se desnudó y cogió su bolso para sacar los móviles y ponerlos en la mesilla, dónde estaría al alcance de su mano mas rápido si recibía una llamada.
Al meter la mano dentro, tocó el cuaderno y se acordó de que aún no lo había estrenado. Así que cogiendo sus rotulas y su boli, garabateó lo que veis escrito.
No podía soportar la idea de que no llevara uno con ella, pues sabía a dónde había ido a parar el otro, así que ella recibió la visita del cartero con un paquete sorpresa y al abrirlo esta fue mayúscula, al encontrarse un nuevo moleskine, pero esta vez con las tapas rojas, de un rojo pasión que la hizo sonreír.
Y cerrándolo al terminar de garabatear, lo volvió a colocar en su bolso, de donde no saldría nunca y donde pensaba seguir escribiendo la continuación de lo que había dejado en el otro.

1 comentario:

Sacra dijo...

GRACIASSSSSSSS.
QUEROTE