viernes, 20 de noviembre de 2009

SOLEDAD


Soledad, hoy te he vivido. Te conocía de antes, de muchas veces en las que nos encontramos, pero nunca te viví.
.
Hoy eres la compañía de él y de sus muñecas. Te muestras en su cara, en su mirada vacía y lejana...Os importaba muy poco el estar rodeados de gente que se paraba para contemplaros.
.
Era una unión íntima y parecía venir de antiguo. Sus gestos mecánicos al mover la cabeza, sus manos en los bolsillos mientras te abraza como jamás te abrazaron, Soledad, entregado totalmente a ti.
.
Hoy te he vivido, Soledad, y me has dado miedo.
.
Tantas noches tú y yo juntos, tantos caminos recorridos, tantas camas deshechas en miles sitios y no te conocía bien. Cuántos despertares uno al lado del otro, cuántas horas, días, meses...y no te conocía Soledad.
.
Hoy te he vivido, he mirado hacia el futuro y me has dado miedo, Soledad.
.
AZULEJO
´
Foto Azulejo

1 comentario:

Sacra dijo...

Si no podré de dejar de llorar nunca!
Meniño, hoy me has hecho el regalo más bonito que he recibido en mucho tiempo, y ese regalo eres tú y tu alma.
Esa alma que yo sé tan llena de tesoros que luchan por salir, por ver la luz y que nosotros seamos testigos.
Quizás es triste comenzar con la soledad, quizás ésta nos tiene a todos en ciertos momentos de nuestra vida a su disposición,pero...
Cómo sentirse uno solo con gente como tú?
Cómo sentirte solo cuando sabes que estamos aquí?
Si, puta soledad...
Un día me dijeron; aprende a disfrutar de ella, gozala, esplayate.
Hay soledades en las que si lo puedes hacer, soledades que se buscan y se difrutan...
Pero hay soledades que nos dominan y nos atacan cuando necesitamos todo lo contrario.
Esas son las soledades de las que hay que escapar y llenar de cosas , de personas con las que sabes que nunca estaras solo.
Esas son las soledades que destrozan nuestra alma, en las que llamamos a gritos aunque solo sea con el pensamiento.
No esperes a ese momento, pues yo estaré contigo siempre, te tiendo mi mano y mi voz, te tiendo mi compañía, lo único que te puedo dar, pero lo único que necesitamos, una mano...una voz...un silencio compartido.
Gracias por compartir. Ahora ya ni tu ni nosotros estaremos tan solos ya...compartimos,si, compartimos. Pobres de aquellos que se pierden y no encuentran el camino, pobres de aquellos, que teniéndolo a su alcance, se pierden en la nada.
Y tu tendrás mi mano y tendrás mi voz, nunca lo olvides.
Querote.