miércoles, 4 de noviembre de 2009

ES DÍA DE FRIO Y LLEGAS A CASA.


Tiritando, estremecida de recuerdos, llegas a casa y entras; las articulaciones crujen bajo el peso de tantos inviernos vividos. Te miras al espejo y la figura reflejada, ramificada de plegamientos epiteliales, te devuelven una mueca de desencanto. Apoyando tu humanidad longeva sobre la pared, arrastrando tus juanetes. echas el bolso sobre el sofá y tras él, te desplomas en un cansancio ancestral.
.
Al igual que sucedió con tu madre y con tu abuela, la historia circular se repite en un eterno retorno hacia la vejez. Por mucho que te esfuerzas no hallas la posibilidad de reciclar tu juventud.
.
Resignada , te calzas las gafas y las pantuflas, coges el ganchillo y el hilo macramé, decidida a comportarte como una tradicional abuelita. Pero dentro de ti, tu ser germinal se rebela.
.
Presa de una gran desesperación, consideraste poner fin a tus días, para abreviar ese trayecto ineludible. Pero confiaste a tiempo este secreto a tus tres mejores amigos.
.
Recuerdas que tu amiga , la artista, te dijo que la belleza está en los ojos que miran y no en lo observado. Y piensas que en realidad fue su caridad solidaria la que te conmina a aceptarte tal cual te ves hoy. Loa amigos a veces, hablan demasiado con el alma y no escuchan las razones.
.
Recuerdas que tu amigo, el filósofo, con tono pragmático, te dijo que la juventud está en el corazón y no en los años que delata el documento de identidad.
.
Recuerdas que tu amiga poeta, te dio la única sugerencia que te pareció plausible...aunque de muy difícil concreción:
.
Cuando dos Arcos da Vella aparecieran juntos, formando un semicirculo perfecto, deberías apresurarte y recorrer la distancia necesaria para llegar-antes de que desaparezca- a dónde comienza el arco iris. Allí encontrarías un cántaro con riquezas y unas instrucciones para saber como aprovecharlas en beneficio de tu juventud.
.
Tu dudaste. ¿No te habían dicho de niña que cuando apareciera podría intentar secuestrar a niñas y mozas y que deberías resucitar"Arco da Vella, vaite de aí, que as nenas bonitas non son para ti?. Mas tú ya no eres moza.
.
Sin embargo, tu amiga poeta insistía en que todo eso era sólo una mentira para disuadir a los que no tenían suficiente valentía como para intentar el viaje.
.
Mientras rumiabas estos pensamientos, te levantaste del sofá para cerrar la ventana herméticamente... el frío era demasiado intenso y llovía. Y entonces los viste. Dos arco iris, dos Arcos da Vella, en el horizonte.
.
Súbitamente una ráfaga de energía y calor indefinido te subió hasta las mejillas, te calzaste las botas, te pusiste el chubasquero, y te lanzaste al camino, en pos de una supuesta quimera.
.
¿Qué más daba? Enterrarse en vida o gastarse las huellas caminando...
.
Y como todo cuento de final feliz, encontraste tu tesoro y las direcciones de todos los balnearios, los spas gallegos que te devuelven la salud, que te curan el reumatismo y el asma. Encontraste también las instrucciones para mantenerte flexible y activa.
.
Fuiste al gimnasio, a los viajes del Inserso y a clases de risoterapia, de bailoterapia, y a toda terapia que pudiste encontrar. El optimismo regresó a tu vida. Y también el amor.
.
Hoy es un día de frío y llegas a casa. Exultante, te miras al espejo y ves una anciana, pero no te reconoces, pues tú te codeas con la flor y nata de la vejez, que vive su tiempo como si cada día fuera el último, pero haciendo planes para el mañana como si por delante existiera una eternidad.
.
MARIÁN MUIÑOS
.

1 comentario:

Sacra dijo...

Buen remedio eso.
Ya nos veremos todos correr cuando veamos dos Arcos da VElla para encontrar su tesoro.
Yo quiero ahora mismo uno.
Un beso artista.