jueves, 26 de noviembre de 2009

ME QUEDÉ SIN FUERZAS


Me quedé sin fuerzas, me las robaste,
o se fueron quedando por el camino,
tantas disputas, tantas reconciliaciones,
tantas...tonterías.
.
Y poco a poco, salgo del marasmo,
salgo de ese caos en que caí,
mi cabeza va asomando,
entre tanta porquería que nos echamos,
ya amanece, la mañana me sonríe.
.
Asoma la sonrisa a mis labios,
ahora si miro a esa mujer,
si, esa mujer de piel de luna,
y rizada cabellera azabache, esa si,
esa mujer de piernas largas y esbeltas,
cuando camina ante mi, sonrío,
me hace sonreír con dulzura,
como cuando se esconde entre mis brazos,
se hace un ovillo en ellos,
y se queda allí agazapada,
mirándome e incitandome al beso.
.
Me gusta besas sus labios,
morder ese labio inferior,
regordete, seductor, incitante,
deslizar mi lengua por su cuerpo,
de arriba abajo, y luego volver a subir,
recreándome en esos lugares íntimos,
en esos pezones desafiantes y retadores,
besar sus ojos, para que por momentos,
no me mire, pues allí me veo,
tan grande y tan pequeño,
como ella me ve.
.
JAUMEREI

1 comentario:

Sacra dijo...

Jaumerei.
El gran amante, el gran seductor.
Dejame ser tu musa, aunque sea por un instante.
Dejame cerrar los ojos y sentirme abrazada por tus palabras...
Apoyar la cabeza en tu hombro y escuchar tu voz en mi oido.
Dejame... lo necesito, mi gran amigo.