domingo, 16 de mayo de 2010

YA NO HAY PERDÓN,




Y mientras leía una lágrima resbaló por su mejilla.
Reconocía aquellas palabras, seguramente gastadas de tanto uso con víctimas como ella.
Se había sentido importante, tal vez , incluso única. Así la había hecho sentir, más sólo fue uno mas de sus juguetes,una víctima mas de su mente enferma, incapaz de enfrentarse a una piel, a un sentimiento  verdadero.
Y se divertía con cada una de ellas, turnándose según le apeteciese las letras o la música.
Desde luego no se podía decir que no le gustaba el arte. Arte literario y musical.
Y tras esa lágrima, vino otra, esta vez de impotencia por no borrar de su mente la mentira pasada, en la que había resurgido del pozo de la nada para volver a sonreír y después descubrir la verdad, enterrarse mas profundamente en el pozo del dolor.
Y de la siguiente lágrima surgió la rabia contenida. La ira que fue incapaz de sentir hasta ese momento a pesar de saberse marioneta en sus manos.
Había decidido apartarse cuando lo descubrió, mas ahora pensaba diferente.
Ahora la ira la invadió y tomó la decisión de descubrir al mundo a quien la había destrozado. Se había esfumado su voluntad de alejarse. Es más, ahora iba a acercarse mas, tanto que sería él el que caería en el mismo pozo donde ella se había estado enterrada en vida.
Hacía mucho que tenía los medios para conseguirlo, mas le había parado el quererle como le había querido, y su único sentimiento había sido el dolor y abandono repentino, que él sabía que la mataría.
Que aquella unión increiblemente asombrosa, había sido creada por una mente enferma  y ella, faltosa de una mano, de querer y ser querida se había convencido de que tal unión era verdadera. Jamás por su mente de había rondado la posibilidad de no creer en cada una de sus palabras, dichas en el momento preciso, como experto que era.
No tenía prisa. No había fecha, sería en el momento en que menos se lo esperase. Un día saldría a la luz todo lo que tenía que salir para verguenza de quien se jactaba de ser un maravilloso e inteligente profesor de literatura de secundaria, que vivía con su madre y con un enfermedad que la había hecho sufrir tanto.
Lo que él no sabía era que hay muchas formas de  capamiento. Que era escoria a comparación de aquellas mujeres que habían caído en sus manos, en aquellas que se habían enamorado de la voz de alguien que jugaba con la vida de los demás.
No habría tregua ni perdón. Se había esfumado como lo hizo él.
A ella no le gustaba sentir eso,no. Ella nunca fue así. Ella le había amado como a nadie en el mundo. Ella seguía con sus mejillas húmedas y con cada lágrima un sentimiento nuevo la poseía.
Ya hacía tiempo que había dejado de llorar. Hoy había comenzado de nuevo, mas los sentimientos habían dado la vuelta.

8 comentarios:

Akua dijo...

El desamor es duro de por si, pero si encima es intencionado es peor.

Dura historia.

Besos.

Carmela dijo...

La burla, el desprecio, el jugar con los sentimientos de los demás sólo lo hacen las personas mas bajas.
Nadie sabe hasta donde puede llegar una persona herida en lo mas fondo de su alma. Nadie puede juzgar a una persona vejada, vapuleada, nadie...
Ni yo lo haré tampoco.
Las personas podemos llegar a un límite dónde el dolor puede cambiarnos tanto que incluso nosotros no nos reconocemos.
Y la protagonista de esta historia llegó a dónde jamás pensó llegar...
Gracias Akua por tu comentario.
Biquiños muy grandes.

Anónimo dijo...

A la protagonista de esa historia, le diría que no dejara que él ganase la batalla, logrando que apareciesen esos nuevos sentimientos.
Aunque tendría todas las razones para sacarle la más-cara, que lo dejara con la mas-barata.
Un ser tan bajo será infeliz toda su vida y como el mal rebota, su castigo le vendrá tarde o temprano.
Saludos

carmen Silza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carmen Silza dijo...

Si, cierto es ,que todo el mal, que se haga mal intencionadamente,tarde o temprano rebota...es muy cruel jugar con los sentimientos de las personas,es cañallesco...gracias Carmenla por esta entrada,que tanto enseña....besicos

reltih dijo...

muy triste relato, ojala y no sea real.
un abrazo

Carmela dijo...

Carmen Silza, eso dicen, si.
Mas nunca se sabe por donde vendrá ese rebote, no.
La historia tendrá un final que todos conoceréis.
Un biquiño.

Carmela dijo...

Reltih, si este no es real, igual hay muchos parecidos.
Pero, que mas da?. Al fin y al cabo es un relato.... o no?.
Gracias por tus comentarios y bicos.