miércoles, 5 de mayo de 2010

SÉ QUE HOLLÉ



En la coraza que te envuelve sé que hollé con fuerza, logrando ahondar lo suficiente, como para dejarte al desnudo.
Hoy, ese hoyo está lleno de agua salada, agua de lágrimas vertidas por silencios dolorosos, por soledades que ahogan.  Lágrimas compartidas con almohadas en noches de insomnio.
Y sigo desnuda bajo mis sábanas abrazada a mi misma, tal y como me dejaste aquella noche de tempestades absurdas, nacida de miedos y complejos.

Foto: Carmela

2 comentarios:

Andran dijo...

Hola Carmela.
He visto que te has hecho una seguidora habitual de mi blog y únicamente quería saludarte.
Como no he visto por ningún sitio como hacerlo no me ha quedado más remedio que ponerlo como un comentario.

Un saludo.
Andran - Webmaster de Azúcar y Sal.

Carmela dijo...

Andran, me hago seguidora de los blogs que veo que pueden aportar a mi a los que aquí entran.
El tuyo me llamó la atención por muchos motivos.
Un biquiño y nos vemos.