miércoles, 26 de mayo de 2010

!AY, MI POBRE KAPITAINA!



!Ay, mi pobre kapitaina!. 
Te has anclado la txapela en la cabeza cual gorro de alto cargo y has cogido tu velero de ocho metros de eslora, cual si fuera un gran navío.
Y con tu título de Patrón de navegación básica, te has echado a navegar por mares desconocidos, pensando que todo era balsa marina y que no tendrías tropiezos en tu aventura.
Ahora, una tormenta se te acerca y falso gorro de kapitaina te lo ha llevado el viento, mientras tu velero zozobra entre olas que te quieren tragar, con el timón roto en la mano.
Estás sin rumbo, sin saber cual será tu próximo,  más fatídico futuro.
Y sabes que ahí está esa ola que no podrás esquivar por mucho que intentes la huída.
Ni las viejas sirenas que te cantaban en las noches de calma te podrán ayudar. !Sólo ante el destino!.
Ay, mi pobre kapitaina! ,¿ A quien llorarás ahora?. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los capullos Kapitainas, no saben llorar porque no tienen lágrimas, tan solo las arrancan.

Son tan poco graciosos que por saber, no saben ni hacer el ganso.

Blondie

Carmela dijo...

Si que llora meniña, sólo para que nadie le vea.
Y también con quien no lo ve, pero le escucha y llora con él.
Llora meniña, si, llora y hace llorar.
Nos vemos en la fiesta del ganso.
Biquiños fermosa.