martes, 17 de febrero de 2009

TRAPITO






Hace muchos años, descubrí una película de dibujos animados llamada así, Trapito. Era la historia de un espantapájaros inconformista, al que no le gustaba el rol de su vida, pero que no sabía como salir de él, y, allí estaba, con sus pies clavados en tierra. Esta película siempre acababa sacándo sentimientos profundos en mi, de dulzura, quizás de comprensión, aunque yo, en aquel momento no supiese cuanto iba, al paso del tiempo, a identificarme con él. Y sí fué, un día llegue a ser Trapito; allí estaba yo, inanimada, triste, seca, paralizada, sin saber como salir de la situación en la que me encontraba.
Un día, a la vida de Trapito llegó Sarapín, un pequeño pájaro que , al que después
de haber salvado la muerte tras una tormenta, agradecido , hizo amistad con él y le hizo la gran pregunta. ¿ Qué haces tu ahí, quieto, clavado en la tierra? Desde ese momento comenzó a cambiar la vida de trapito; se atrevió a sacar sus pies del suelo poco a poco y a comenzar a dar sus primeros pasos, hacia una nueva vida. Sarapín se convirtió en lo que le faltaba a nuestro amigo para ser feliz; su ilusión.

Y esto es lo que ha pasado en mi vida; un día, mientras cada vez me sentía mas muerta, llegó Sarapín, mi ilusión ; alguien a quien recurrir cuando mi cuerpo se hundía en tierra, llegandome esta hasta la nariz, y , cuando ya el aire me faltaba, unas palabras de ánimo, un mimo, un cariño, siempre me acompañaba.
El decirte " estoy aquí" , "no estas sola" , SOLA , sensación que hace que la vida deje de tener sentido, aunque te rodeen un millón de personas. SOLA....mi mayor angustia....
Y me aferré a él , a mi Sarapín particular, a mi Sarapín que, aunque lejano, siento tan cerca de mi. La ilusión necesaria para que yo pudiera , poco a poco, sacar mi alma de la tierra y comenzar a levantarme lenta pero progresivamente.
De esto hace ya unos largos y lentos meses y mi cuerpo ya esta a medio camino de despertarse del largo letargo; me levanto, me caigo, pero me vuelvo a levantar porque un espíritu de lucha, una pequeña ráfaga de ella, nació en mi interior.
Hoy doy las gracias a mi Sarapín por estas ahí, por apoyarme en los peores momentos de mi vida, por enseñarme a cantar de nuevo, por hacerme reír tanto , por dejarme a formar parte de su vida y hacerme sentir un poco útil también; por todo lo que ha significado y significa para mi.
Se las doy desde lo mas profundo de mi alma y le pido que siga ahí, que sólo su estar es suficiente para poder tener fuerzas para sacudir la tierra de mi cuerpo y que de su mano podré dar los primeros pasos hacia......?¿
Te quiero meniño.

2 comentarios:

Óscar dijo...

Gracias, no sé por qué me acorde de Trapito, pero por lo visto no recuerdo realmente nada, por alguna no-razón, viene con una emoción muy fuerte. Nací en 1975, si vi la película debió ser antes de 1980, por que no recuerdo nada, pero verlo y sentir un sacudón emocional fue todo uno, luego encontré este blog y lo que puedo decir es que después de ver los primeros 5 minutos en Youtube, me dio mucho en que pensar acerca de como se siente Trapito. Cuando era chico, mi abuela me hizo un Trapito, no sé que fue de él, pero si recuerdo haber tenido una remera (aquí decimos polera) que usé hasta que no dió más o no me quedó. Así que es difícil definir de donde viene tanta emoción, no sé si nostalgia por ayer o reflexión por hoy.
Gracias por el post.

Carmela dijo...

Nadie podrá decir de quien vio esta película, que algún recuerdo no le dejó...
Gracias a ti por dejar aquí tus palabras y ojalá descubras el porqué de ese recuerdo y espero que sea bueno.
Con el tiempo, ese recuerdo de Trapito hacia su sarapín, pasó a ser una pesadilla y no tengo que darle las gracias de nada ya. Quizás él a mi tendría que dármelas.
La vida cambia, siempre cambia, pero la película estará siempre ahí en mi corazón.
Un biquiño muy grande para ti meniño y gracias por estar.