domingo, 31 de octubre de 2010

BARRERAS


Sabía que era difícil traspasar cada uno de los impedimentos que nos pone la vida para seguir adelante y conseguir un objetivo, o simplemente madurar.
El esfuerzo puede ser muy grande; primero encontrar la llave de cada una de las puertas y después tirar de ellas y moverlas para dejarnos paso.
Incluso a veces, nos quedamos encerrados demasiado tiempo entre una y otra agotados de tanto luchar.
También hay gente a la que las puertas se le abren solas, sin esfuerzo, sin poner siquiera nada de su parte, pero todo tiene un precio que acabarán pagando.
Su vida estaba llena de ellas, como seguramente la de la mayoría.
Todas le habían costado esfuerzo, mas en dos se había quedado paralizada demasiado tiempo, tanto, que inclusos pensó en no traspasar mas y quedarme ahí, hasta el fin.
También sabía que las puertas nunca se acaban y que nadie la iba a ayudar a tirar de ellas, sino que sólo eran de ella, de ella.
Estaba cansada, como si su edad se doblase, como si se acercase el momento de pasar la última, la de la otra dimensión, pero una voz interior le gritaba que siguiese adelante, que quizás, después de esta, llegase una más liviana.
Y ella sigue luchando, aunque tropiece de vez en cuando, o saque su tumbona y deje pasar un tiempo hasta recuperarse de nuevo.


Foto: Carmela

16 comentarios:

Mayde Molina dijo...

Bravo querida, así es... hay que seguir y seguir y seguir...

Es un escrito precioso, te mando besos desde mi tumbona, que yo también estoy respirando un poquito antes de volver a empujar de nuevo barreras.
Feliz puente, castañero

rubo dijo...

Lo importante es ir superando, poco a poco, cada pequeña etapa, cada mínimo escalón, hasta superar el obstáculo.
Saludos.

Lola dijo...

No dejar que esas barreras nos impida dar pasos adelante, en nuestras vidas es lo valiente. Un saludo

Torcuato dijo...

Me gustó la metáfora de las llaves y las puertas.
Yo creo que tenemos todas la llaves para abrir todas las puertas lo que ocurre es que no sabemos donde.
Un beso Carmela.

reltih dijo...

tus letras nos hace saber, que eres una mujer batallas ganadas.
besosssss

Akua dijo...

Uf se parece mucho a mi vida. Mis puertas son de hierro, pesan una tonelada y me cuesta mucho abrirlas, pero aún así sigo pensando que la siguiente será la buena. Me ha encantado!!!

Besos.

don vito dijo...

Hola, bello blog, preciosas entradas, te encontré en un blog común, si te gusta la poesía te invito al mio, será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buen lunes, besos.

Andri Alba dijo...

Es muy importante sacar tiempo para recuperarnos, Carmela. Creo que lo que piensas aquí y expresas, lleva razón. Es importante aprender de este viaje que siempre hay puertas que se abren.

Un abrazo, mi querida amiga. Ten una bonita semana. Nos seguimos leyendo.

Bendiciones muchas para ti.

Andri

Carmela dijo...

Mayte gracias por tu comentario.
Tumbémonos pues, ya habrá tiempo de levantarse.
Un biquiño muy grande.

Carmela dijo...

Rubo... que difícil es a veces, verdad?
Bicos dulces.

Carmela dijo...

Lola, así es, de valientes y osados? No lo se,pues se muy poco.
Biquiños.

Carmela dijo...

Torcuato, ahí el problemas y es que no sabemos donde y a veces no somos capaces de encontrarlas.
No perdamos la esperanza.
Un biquiño amigo.

Carmela dijo...

Reltih, si, he ganado algunas, y perdidas otras, como todos.
Pero aunque casi lograron vencerme, aquí sigo.
Un biquiño poeta.

Carmela dijo...

Akua. creo que las de la mayoría si son así.
Aunque hay gente a la que no les pesan tanto porque tiene a muchos empujándoles para abrirlas.
Ahí la diferencia.
Un bico guapa.

Carmela dijo...

Don Vito, me pasaré por tu blog, dalo por hecho.
Sólo que os tengo un poco abandonados... son tiempos difíciles, pero prometo visitarte.
Un biquiño y bienvenido.

Carmela dijo...

Andri, eso intentamos, aunque a veces la vida no nos da el tiempo suficiente para reponerlos para la siguiente y cuando llegas a ella, esa tumbona es muy necesaria.
Un bico y nos seguimos meniña.