martes, 20 de septiembre de 2011

VAGABUNDA


Vagabunda de calles como rata solitaria en noches sin luna, huyendo de los faroles que le muestran que aún tiene sombra.
Polvo de asfalto, parásito de árbol, papel abandonado, hoja arrastrada por el viento, fantasma ahora, resto  de ayer.
Abandonada por manos cobardes, perseguida por manos lascivas, se esconde de su no futuro, se esconde de su no presente, se esconde de su sí pasado.
Recorre las calles silenciosas pasando desapercibida por ojos humanos, pero no por perros asustados.
De día, sombra en su alcoba oscura, de noche silueta silenciosa respira aire que le rompe el pecho.
Perseguida por su aura, se niega a ser visible y corre como alma en pena.
Sabe que la lucha será en vano, que tarde o temprano, la alcanzará y entrará luz en su alcoba, y dejará de ser fantasma nocturno, quedando a expensas de manos cobardes o de manos lascivas.
Se niega ahora, ahora huye, pero escuchará los gritos de su interior que le dicen que nadie vale la pena y dejará que sean las manos lascivas las que la moldeen de nuevo.
Y su lecho será de otros, y en sus noches habrá luna y su sombra volverá a pegársele a los pies.
Su lucha será en vano, pero su coraza impenetrable, más impenetrable, mucho más impenetrable...


Foto: Alba

6 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

A veces estas corazas se vuelven como rocas inmenetrables por defensa, de lo único que no nos podemos desprender es de lo que va con nosotros mismos.

RELTIH dijo...

AUNQUE SE DESCRIBAN MUCHAS FORTALEZAS, NO SÉ, SENTÍ VULNERABILIDAD.
UN ABRAZO

curro dijo...

Hay que ver que lucha interna llevas siempre a cuestas, yo creo que te parapetas demasiado, y aunque te pongas la corza que te pongas, siempre queda algun resquicio. Un biko.

Carmela dijo...

Anna, es lo único de lo que aprendemos, de nuestras experiencias y esas nos cambian.
Un biquiño linda

Carmela dijo...

Reltih, todas las vulnerabilidades, quizás por eso son necesarias las corazas.
Un biquiño muy grande poeta.

Carmela dijo...

Curro, estoy cerrando todo tipo de grietas, si es que aún queda alguna..
Un bico maloso amigo.