viernes, 28 de enero de 2011

TRAPITO: Versión Carmela.


A su triste vida Sarapin llegó y el pobre Trapito de sus penas resucitó. 
Salvándole de la tormenta que nada faltó para que Sarapin sucumbiese ,
a Trapito le pagó con sus alegres trinos enseñándole a cantar al unísono los dos.
Y felices por el mundo  caminaron, viviendo aventuras que jamás imaginaron.
Pero un día de sopetón, Trapito descubrió que Sarapin sólo era un mojón
de una amorfa corneja, que  con sus estridentes cantos, hacia ella le arrastró,
sin importarle a Sarapin abandonar a Trapito sin una sola explicación.
Y el tiempo transcurrió, y Trapito no sólo en tierra los pies enterró, 
sino también su alma dolida, perdida , ultrajada y utilizada
para los fines de un pobre desgraciado  y triste mojón.
Y los meses pasaron, y la primavera llegó, y la vida de Trapito se encauzó,
llevándose la vergüenza de ser utilizado, volviendo a sonreír y tener ilusión.
De la tierra se salió con cara limpia, sin pecado de usar a nadie y dejar abandonado.
Un día caminando por nuevas veredas, en un árbol a un cuervo topó,
que entre graznido y graznido, sin él querer le narró, la patética historia de aquellos dos.
Asombrado de tan bellaca historia, comenzó a tener idea del porqué
el pobre Sarapin fue el mojón, de aquella amorfa corneja que entre mentiras le había envuelto para meterle en una jaula, acompañado de más que dos en su misma situación.
!Y el pobre sin tener idea de que estaba acompañado! pues la corneja muy inteligente, los ojos le había tapado.
Trapito cansado, al cuervo le pidió, que dejara aquella historia, que ya no le hacía tilín ni tolón, y dando la vuelta por su camino siguió.
Mas tuvo la mala suerte de que la corneja allí le esperaba con amenazas histéricas
al saberse descubierta de sus juegos de mente maquiavélica.
Y Trapito ya no soportó los deformes sonidos que aquella loca soltó.
Así que con su dedo gatillo la amenazó con componer una canción e ir a Eurovisión,
y cantarle al mundo entero lo que el cuervo le soltó herido por la susodicha, motivo por el cual el pobre pajarraco se vengó.
Y aquí no acaba la historia, ni mucho menos señores,
pues Trapito cabreado decidido estaba de dejar todo aclarado,
pues más burlas y amenazas no iba a soportar
de aquella amorfa corneja que soñaba con cien pájaros conquistar,
con engaños, burlas y mentiras que nadie podía controlar.


Seguirá...

6 comentarios:

黄清华 Wong Ching Wah dijo...

Thank you for the story ...
Have a good weekend.
Wong

rosscanaria dijo...

Bella historia pero "odio" lo de continuará aunque así es más emocionante...
Besines de lindo fin de semana,

Jaumerei dijo...

Esa intriga, esa emoción, ese cuento entre líneas que nunca termina, ya tengo ganas de saber el final.
Bicos calidos meniña

Carmela dijo...

Thank you for being Wong.
I wish you a wonderful week
Cubic.

Carmela dijo...

Rosscanaria, pues continuará, dalo por hecho.
Bicos guapisima.

Carmela dijo...

Jaumerei, paciencia mi poeta favorito, que todo llegará :)
Bicos cálidos y húmedos.