lunes, 9 de agosto de 2010

UN DÍA DE PLAYA



Me quema el sol bajo la sombrilla y mis ojos se ciegan en la oscuridad.
Sombras cojean como perros sobre agua soltando incoherencias.
Voces de planes de vacaciones en vacaciones de vicio enviciado.
Escucho sin querer escuchar: debía de haber llevado tapones de cera.
Nunca maté un hormiga, ahora la aplasto con gusto. Hormigas emigrantes han venido a nuestras playas y se explayan con placer en nuestra piel. Ya no me dan pena.
Esa niña se dirige al agua con una preciosa melena de pelo rizo saltando sobre sus hombros.
Más sombras a lo lejos saltan  como posesos dando patatas a un esférico inocente.
Una enorme mole, después de comerse un gran helado, pide auxilio tras romper la silla y caerse al suelo, para que le ayuden a levantar sus tocinos saturados.
Mientras la de más allá se ha quedado sin bello de tanto absorber sol. Ya no sombras, es tizón.
Vuelvo la cabeza. Un grupo de sombras se agolpan alrededor de aquella niña de melena riza que con el vientre hinchado, parirá el olvido de sus padres.


Foto: Alba

10 comentarios:

Mayde Molina dijo...

Caramba, un texto muy bien escrito y muy real.
Un abrazo

Akua dijo...

Jejeje no hay nada como la playa y sus anecdotas. En el fondo es un texto muy tierno.

Besos.

Jaumerei dijo...

Es lo que tiene ir de playa con los domingueros, lo siento por esa niña, deberia vivir la playa al anochecer ver como se funde el sol y la mar, mientras las olas te acarician los pies.
Bicos meniña

reltih dijo...

descubriste muchas metáforas hoy.
besos

Carmela dijo...

Gracias Mayde.
Un biquiño.

Carmela dijo...

Akua, así es. Sobre todo cuando se va mucho como hago yo y no por vacaciones eh? :)
Muakis meniña.

Carmela dijo...

Así es mi poeta Jaunerei, es el mejor momento, de noche, bajo la luna :)
Algún día daremos ese paseo eh?
Un biquiño.

Carmela dijo...

Reltih, si vas a la playa, sabes que si quieres siempre hay de donde sacar, verdad?
Mucha gente, mucho calor y todos en paños menores jajaja.
Bicos poeta.

elintimistasecreto dijo...

Por mí, que pase agosto. Donde estoy ahora, no hay quien lo aguante.
Besicos playeros.

carlos de la parra dijo...

La playa es una fantasía hecha realidad.