lunes, 16 de agosto de 2010

ADIÓS A LA INOCENCIA



Cómo cuesta dar un paso, cuanto duele moverte.
Y como pesa el triste pasado, tanto que se vuelve rancia y oscura el alma, agrio los pensamientos, ácido los sentimientos, dolorosos los recuerdos.
Tristes aquellos que podemos tener la felicidad a nuestro alcance y la dejamos escapar por cobardía, viviendo siempre con corazas indestructibles ni por nosotros ni por aquellos que nos aman. Y con ello pasa la oportunidad de ser feliz, de dar una esperanza a un nuevo futuro, a una nueva vida, a una nueva ilusión.
Y pululamos como almas en pena, buscando que nos den sin dar, buscando sonrisas, mimos, alabanzas, entregas sin poder dar a cambio más que medios sentimientos. Sólo necesidad de recibir y sentirse halagado.
Afortunados aquellos que buscamos la felicidad limpia, pura, y al encontrarla la agarramos con fuerza de tesoro.
Y nos desnudamos a ella sintiéndonos afortunados de poder vivirla plenamente, sin tapujos, entregando sonrisas puras, y mimamos, y acariciamos y amamos plenamente sin corazas, sin mascaras, sin dobles filos. Y nos sentimos plenos solo por el hecho de darte por entero.
Inocencia del sentimiento mas hermoso del mundo, la inocencia del amor incondicional, de ese amor que no ve muros ni barreras, ni temores, sino que sólo vive el presente con total felicidad.
Tremendo golpe cuando dos personas así se encuentran. 
Tormenta de sentimientos que estallan en mil pedazos como cristal hiriente cuando se descubren los verdaderos sentimientos de ambos. La coraza y la desnudez. 
Y ya nada vuelve a ser igual.
La mascara arde en pleno rostro y se vuelve más impenetrable y la desnudez, comienza el camino del miedo, y nos vamos tapando poco a poco a todo tipo de sentimiento, levantando una coraza igual con la que se topó de frente, reflejándose en el mismo espejo.
Y la inocencia, deja paso a un muro, que solo algunos pocos son capaces de alejar para poder seguir siendo felices y volver a dar ese paso aunque duela, y volver a llamar a la puerta de la felicidad, o de que llamen a la tuya y poder abrirla o que te la abran.
Todos vemos esto de lejos, hasta que un día nos vemos envueltos en una situación similar.
Y todos nos sentimos víctimas, tantos las caretas, como los desnudos.
Y todos nos sentimos dolidos, todos sufrimos, todos tenemos nuestras razones, nuestros motivos, nuestras disculpas tanto por habernos enmascarado, como por habernos desnudado.
Y lo único que queda es ese sentimiento de dolor, que siempre vivirá en el alma, ese dolor que nos dejará esa llaga que nunca cerrará a pesar del tiempo pasado, de nuevas historias surgidas, de nuevos sentimientos topados.
Lo único que desaparecerá para siempre sera la inocencia. Esa morirá por completo y dejará paso a la alerta de "otra vez no", del "cuidado peligro".
Adiós a la inocencia del primer amor.


Foto:Carmela

12 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Un placer haber encontrado tu blog te sigo y te enlazo para poder leerte con mas frecuencia..


Un abrazo
Saludos fraternos

Mis mejores deseo para esta semana..

PRECIOSA dijo...

Lindo, faz parte da vida...
Parabéns, pela sua escrita.
bjs.
Preciosa Maria

campoazul dijo...

Jamás se olvida, esa primera desilusión el dolor que produce es infinito y como bien dices nunca desaparece pero..., la vida sigue..., y nosotros con ella.

Besitos.

reltih dijo...

esa piernota es tuya???

andres rueda dijo...

Ese paso me encanta....Luego vinen otros y quizas mas inocentes y dolorosos, a la vez que tambien mas placenteros...pues ya sabes de que va

besoo
Andres

Carmen Silza dijo...

Como me gustaría volver a esa inocencia!!!!....pero que leches!!!!estoy así muy bien...es un placer leerte....un besico

Carmela dijo...

Gracias Adolfo por tus palabras.
Te visitaré también. Dame un poco de tiempo. Darme un poco de tiempo todos que os tengo abandonados. Estoy agotada de currar y entro y escapo.
Un biquiño Adolfo y prometo visitarte.

Carmela dijo...

Preciosa, eres así, como tu nombre.
Un biquiño moi grande meniña.

Carmela dijo...

campoazul, así es y hay que asumirlo.
Pero hace pupa eh?.
Bicos muchos bicos.

Carmela dijo...

Ains mi reltih, si, esa pata es mía :)jajaja
Un biquiño en comisura de labios poeta.

Carmela dijo...

Andrés, ¿Más doloroso que el primero? :)
Ahí no te doy la razón. Y hablo del primer amor verdadero eh? no de amoríos.
Otro bico para ti en comisura de labios fermoso.

Carmela dijo...

Carmen, para que?.
Si volvieras volverías a pasar por ello. Mejor lejos no?.
Un placer leerte a ti meniña. Biquiñosssssssssss.