jueves, 3 de junio de 2010

¿PORQUÉ NO ME DEJAS TRANQUILA?



¿No me puedes dejar tranquila?.
Ya hacia tiempo que no sabía nada de ti y ayer me abrazaste de nuevo.
Solo sé que desperté y con fuerza me envolvías. Quería gritar tu nombre y pedir que te fueses, que me dejases tranquila, pero tenía la boca seca y mis labios áridos como el desierto y no pude articular palabra.
Intenté abrir mis brazos y buscarle en la oscuridad de mi habitación, pero sabía que era inútil porque no le encontraría. Me había abandonado, se había ido y ya no compartiría su agonía con la mía.
Y dejé que me llevases en tu abrazo de muerte, hasta donde tú quisieras, pues ya nada me importaba.
Mis labios se humedecieron, pero no con agua de vida, sino con sangre del alma, y por fin pude gritar, pero no te llamé a ti, sino a él. Grité con todas mis fuerzas para que me rescatase de tu abrazo de muerte.
Sé que vino, le presentí en la distancia. Sé que me dijo que respirara profundo y pausadamente. Que él así lo hacía,


Y te fuiste alejando muy despacio mientras amanecía, mientras fueron otros brazos los que te sustituyeron.
Mas estos no axfisiaban, sino que me reconfortaron, mientras me susurraba al oído que nada había sido cierto, que el daño no había existido, que nunca me había dejado, que el amor era verdadero, que la amistad era indestructible, que la mentira no existía, que la pesadilla había acabado, que estaba a mi lado como siempre mientras amanecía, que...que...que...
Y cerré los ojos mientras me cantaba nuestra canción...." y es que te has convertido en parte de mi alma...".


Acabo de despertar y sé que estuve llorando mientras dormía. Y mis ojos aún no son capaces de parar y sé que lloraré todo el día, porque sí se había ido destrozándome, que no hubo amor verdadero, que su amistad era de cristal y se había roto,  que él había sido mentira, que nunca estaría a mi lado de nuevo mientras amanecía y el monstruo de esta noche volvería de nuevo a sustituirle, pues fue el regalo que me dejó, herencia de noches compartidas.
Pero también sé que este amanecer pensó en mi...

Foto: Carmela.

4 comentarios:

Torcuato dijo...

Espero que se acaben pronto esas malditas pesadillas que te atormentan y tengas los sueños bonitos y placenteros que te mereces.

Un beso.

carmen Silza dijo...

Cuanto desamor suelto por el mundo....que vamos hacer,eso es lo que hay...Carmela me encanta como escribes....gracias por tus comentarios...besicos guapa..

Carmela dijo...

Torcuato, la pobre de mi amiga está a expensas de pesadillas.
Ya sabes que no se pueden controlar, y cuando despierta de una, viene corriendo y escribe.
Si, cada vez son menos frecuentes sus pesadillas, tanto que casi las tenía olvidadas.
Gracias por estar aquí y le pasaré tus buenos deseos
Biquiños fermoso.

Carmela dijo...

Carmen Silza, tú si que escribes bonito meniña.
Si, te fijas?, Todos nos creemos únicos y es tan común como el pan de cada día.
Eso se lo digo yo, pero nada, en esos momentos siempre nos creemos especiales.
A mi amiga le falta crecer... pero ya va en camino, eh? Me cuesta, pero le estoy descubriendo un nuevo mundo.
Biquiños por estar aquí. Gracias.