domingo, 19 de diciembre de 2010

TRAS EL CRISTAL 4


Pipo es un perro poco común.
Todo el día se pasea por la parroquia con entera libertad.
Perro del párroco del pueblo, perro fiel, perro callado, perro callejero.
Cuando las campanas de la iglesia tocan a misa, Pipo entra despacio en ella y se sitúa en medio del altar,cual su casa fuera, descarado, sin vergüenza, sin tapujos, sin importarle comentarios sobre su presencia allí.
La gente habitual ya le conoce y sabe que forma parte de la celebración, cual esfinge viva de un espacio muerto.
Te puedes acercar y ni se inmuta, le puedes acariciar y ni el rabo mueve, le puedes gritar mas que se hace el sordo... y allí sigue, quieto, inmune a todo tipo de reacción.
Pipo sólo se levanta una vez  del sitio donde tira su cuerpo, y es cuando toca dar la paz.
En ese preciso momento, se dirige hacia la gente allí presente, pone las patas en el banco y espera la caricia de manos en su lomo, marchando después a su lugar y volviendo a espatarrarse sin mas.
Al acabar la celebración, Pipo tranquilamente sale a la calle y se va a recorrer calles de nuevo, tras el deber cumplido.
Nadie sabe porqué lo hace, nadie entiende que es lo que busca, ni el porqué no reacciona ante ningún estímulo que no sea ese preciso momento en el que busca caricias, como si fuese el único motivo para su presencia allí.
Le miro absorta y mis pensamientos me llevan a pensar que es el más puro de los allí presentes.
No llora, ni pide perdón, no reza, no teme ir al infierno, más allí está, todos los días puntualmente, tan pronto las campanas repican a misa.
Tras el cristal pienso, que quizás su único cometido sea el que la gente dé un poco de amor, reflejado en una caricia, sin pedir nada a cambio, sin temer chocar una mano no deseada, sin miedo no que no acepten la suya.
Pipo es igual que el perro de San Roque, sólo que Pipo sí tiene rabo...

Foto: Carmela.

14 comentarios:

andres rueda dijo...

Una actituz, mas inteligente que muchos otros animales...

Felicidades incluidas las NAVIDADES

beso

Andres

curro dijo...

No se donde leí ayer que en un pueblo habían ahorcado a unos perros de caza de raza galgos. Hace falta ser desalmao para hacer eso porque un animal solo mata para alimentarse o para defenderse, y el hombre por placer. En todo lo que dices llevas razon mi perra nunca me abandonaría, es mas hasta habla conmigo y la considero como otro ser humano mas. Caudno era joven me esperaba cuando no podia seguirla. Ahora que es vieja, y se cae por las escaleras soy yo el que la lleva en brazos. Y tengo claro que nunca la llevare al veterinario para que le pongan la temible inyección. Ella y yo aguantaremos ese duro trance, sea quien sea y nos despediremos hasta encontrarnos en otra parte. Enfin que me he enrollado. Un bico calidoso.

Lola dijo...

amor fiel el de un perro, solo les falta hablar, lo pasé muy mal cuando mi perrita se marchó upsssss

MTeresa dijo...

Qué tierno,
adoro los perros,
son tan fieles
y saben tanto...

reltih dijo...

UN CIERRE MUY IRÓNICO, PERO FULL TEXTO.
UN ABRAZO

carlos de la parra dijo...

Los perros son ángeles.
Saben todo.

Torcuato dijo...

Si no es ficción, es alucinante.

Son de respetar también los humanos que le permiten estar allí.

Me gustó mucho esta entrada, Carmela.

Un beso.

Carmela dijo...

Andres, nadie más inteligente que un animal. Sólo se mueven por instinto.
Biquiños como siempre.

Carmela dijo...

Me encanta tu rollo y saber como sientes Curro.
Cada vez te veo más humano. Gracias por tu emotivo comentario.
Biquiños muy tiernos.

Carmela dijo...

Lola, todos lo pasamos mal cuando se van los amigos, y que mejor amigo que un perro?
Biquiños guapa.

Carmela dijo...

MTeresa, yo creo que también nos saben hablar... son mucho.
Bicos y gracias por tu presencia aquí.

Carmela dijo...

Reltih, tú si que eres full.
Bicos fermoso

Carmela dijo...

Carlos... porqué sabía que encontraría un comentario tuyo, al escribir sobre un perro? :)
Gracias mestre y bicos grandotes.

Carmela dijo...

Torcuato, en mis relatos titulados "tras el cristal". siempre escribo sobre historias reales, y esta es un de ellas.
Yo mismo acaricié ese perro, hablé con la párroco que me contó la historia y le saque un par de fotos.
Gracias por estar y muchos bicosssssssssssssss