miércoles, 15 de diciembre de 2010

TRAS EL CRISTAL 3


Le grita su demonio al oído y se retuerce como loca queriendo escapar.
Sin saberlo, le han estado sacando jeringas de su pobre sangre anémica e inyectándole dosis de hiel.
La poca sangre pura que le queda, intenta dominar al demonio que le trajo la bilis que recorre sus venas. luchando como cosaca por expulsarla fuera de su cuerpo. 
No le gusta ser diferente, no ver el bien, sino el mal, ver feo en vez de bonito, ver noche en vez de día...
Su coche hoy dejaba chispas sobre es asfalto de la carretera y se negaba a coger curvas deseando ir derecho.
Ahora da vueltas como fiera enjaulada en su habitación y sobre si misma, agarrando fuertemente la cabeza para no romperla contra la pared.
La rodean un sin fin de  bombas con sus mechas dispuestas... ¿porqué es tan fácil encenderlas?. Sólo acercando una llama a ellas sabe que explotarán.
-Así de fácil es- le dice su demonio mientras le coloca el mechero en la mano.
Quiere correr a coger un cubo de agua para mojarlas y anular la tentación, pero sus pies no le responden y en sus manos sigue el mechero esperando ser utilizado.
Ella no tuvo la culpa, sino aquellos que se las pusieron delante queriendo que fuese ella la que estallase. No convenía, estorbaba.. 
Sus músculos están crispados y sus dedos no funcionan y su poca sangre sonríe feliz, viendo la batalla ganada.
El hielo que envuelve su corazón se va derritiendo según va dando patadas a aquellas esferas con mecha y las aleja de si.
Con rabia contenida, tira el mechero contra el cristal de su habitación y este estalla en mil pedazos, mientras la voz de su demonio es tan lejana que apenas la entiende.
Su corazón va más lento, sus pulsaciones se regulan y se sienta sobre la cama, mientras respira acompasadamente.
Llegó el final de la guerra consigo misma y se siente agotada, cansada y triste por no haberse dado cuenta cuando la iban envenenando.
-Nooooooooo!!- grita, pues de sus ojos lágrimas comienzan a caer pero no son de agua, son de sangre... de su poca sangre anémica...
-

10 comentarios:

reltih dijo...

CONGELANTE RELATO!!!!
BESOS

Bicefalepena dijo...

Muy buen relato. Asfixiante.
Un abrazo

Carmen Silza dijo...

Uff!! que entrada, muy buena, felicidades amiga...feliz navidad y un abrazo graaandeee...

Lola dijo...

Emocionante, paralizante, estremecedor.... me costaba respirar tal y como iba leyendo uffffff. Gracias por la entrada

rosscanaria dijo...

Alucinante!, fabuloso relato...
Besicos Carmela, cada día escribes mejor,

Carmela dijo...

Tsl cual el tiempo que aquí hace reltih.
Un biquiño poeta.

Carmela dijo...

Bicefalepena,encantada de leerte aquí.
Gracias y bicos congelados (por el frío que hace).

Carmela dijo...

Gracias a ti también.
Me gusta teneros aquí, me gusta leeros.
Un biquiño muy grande niña dulce.

Carmela dijo...

Lola, jolines. No sé si lo hago bien o mal, pero los efectos secundarios no me gustan :)
Bicos meniña.

Carmela dijo...

Rosscanaria, no me pongas colorá.
Bicos meniña.