miércoles, 23 de mayo de 2012

BILBO




Sonrío porque ya no tengo miedo, no temo nada.
Paseando por tus calles, entre arquitecturas pos modernas que se quieren comer a las centenarias, me he dado cuenta de que ya no te buscaba, ni tu rostro ni tu voz.
La angustia de que nuestras miradas se cruzaran ya ha pasado a la historia y he recorrido tus calles disfrutando con cada recodo, de cada esquina,
El esperpento del pasado se ha quedado atrás, en el olvido, aunque su huella dejó un rastro imborrable y experiencia para el ahora.
La lluvia cae sobre mi cabeza, el frío cala mis huesos. la gente con su paragüas va soltando improperios mientras sus pies pisan las charcas.
Mas yo me pregunto.. ¿qué sería de ti sin tu cielo gris?
Respiro profundo y me alejo, mientras de mis labios sale un eskerrik asko que me sabe a manzana asada...
Foto: Carmela

4 comentarios:

Jaumerei dijo...

Precioso viaje por ese Bilbo intimo y vigorizante, aunque los gallegos estais como en casa, siempre llueve.

Bicos meniña ya sabes:-)

etxegoyen dijo...

Preciosa foto, el texto, más... Tan solo un toque, de atención, de corazón, de cercanía... Carmelatxo, no hay cielo gris que valga para alguien como tú., que desprende azul por donde vaya. Muxu bat, ene maitia..

Carmela dijo...

Jaume, mi poeta favorito que si, que es como la misma casa de uno :)
Bicos cálidos y húmedos meniño.

Carmela dijo...

Etxegoyen... gracias meniña por tan lindas palabras. Musus bat maitea :)