viernes, 28 de octubre de 2011

BUSQUEDA DESESPERADA


Busco desesperado quien me dé sin pedir, quien comparta sin compartir, quien sea soplo de aire, cuando mi rostro quiera que acaricien.
Busco desesperado encontrar quien no quiera más que sonrisas, quien llene mis vacíos de felicidad, quien me deje ir sin preguntar.
Busco desesperado un cuerpo para acariciar con estas manos que todo lo quien tocar, poseer, hasta saciar mis deseos más profundos, pero sin dejar que otras manos me encuentren a mi.
Busco desesperado quien comparta esos momentos que yo quiera dar, que esté siempre dispuesta sin exigir nada más.
Busco desesperado lo que nunca puedo encontrar porque nadie entiende lo que siento, porque nadie comprende que ni yo sé lo que siento, si es que soy capaz de sentir.
Busco desesperado lo que llaman ser feliz en esta vida que me ha tocada vivir y que no soy capaz de encontrar, porque huyo cuando alguien llega más allá.
Huyo porque no quiero sentir que no soy dueño de mi, ni perder mi libertad, ni querer compartir lágrimas con nadie, ni que me pidan lo que no quiero dar, ni que con sus ojos lleguen a mi alma y me dejen desnudo ante mi, que pregunte porqué no estoy donde debo de estar, que me quiera hacer comprender que no solo se comparte felicidad, sino también manos en momentos difíciles, abrazos cuando más se necesiten, silencios compartidos, miradas cómplices, besos limpios, caricias para la soledad... lo que llaman amar.
Y es que temo abrirme por dentro y que vean en mi, que sufro por no poder ser feliz, por eso mismo; no sé amar. 
Y gira mi vida buscando lo que nunca podré hallar, porque capado estoy y no quiero comprender que soy yo el que huye de la felicidad.


Foto: Carmela.

6 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Dicen que cuando se busca no se encuentra.
Pienso que ¿por qué no?, en el momento que menos lo esperes y tal vez en un lugar poco habitual que frecuentes, puede surgir el fruto de esta busqeuda.
Deseo que sigas bien.

rosscanaria dijo...

No sé por qué esa búsqueda me resulta tan familiar... creo que todos buscamos lo mismo y todos nos sentimos incapaces de encontrarlo porque tenemos miedo de mostrarnos como somos, de que descubran nuestros temores, nuestros vicios,nuestras necesidades...
Besos enormes de lindo fin de semana mi dulce Carmela,

Rebecca^^ dijo...

hola Carmela,
eso es lo que yo llamo llevar una vida cómoda con un romance muy cómodo sin obligaciones. Y quien quiere eso así sin recibir nada a cambio? Así se sufre mucho! nadie quiere sufrir.
Pero el final me gusta, porque se da cuenta así mismo que lo que quiere no se encuentra jamás.

un abrazo fuerte^^

Carmela dijo...

Anna, mejor no buscar, y a veces mejor aún que no te encuentren.
Un biquiño meniña.

Carmela dijo...

Rosscanaria... ahí no estoy contigo. Si no aceptamos nuestra forma de ser, jamás encontraremos la felicidad. La mejor manera es ir siempre con la frente para arriba y la conciencia tranquila.
Un biquiño grandote.

Carmela dijo...

Más personas de las que crees Rebecca.
A mi me tocó una de esas que andan queriendo recibir sin dar nada a cambio más que sus miedos, temores y cobardías.
El final... espero que se dé cuenta porque me lo inventé yo.
Un bico grande meniña.