domingo, 10 de abril de 2011

TRAS EL CRISTAL 7



Camina con la cabeza  baja. Teme levantarla y ver lo que le rodea.
Su corazón está lleno de amor, tan lleno que le revienta hasta descompensar su ritmo, pero su alma se niega a sentir nada más que ese vacío, esa soledad que hace tanto que la acompaña y nada ni nadie puede llenar.
Teme la oscuridad pues en ella se esconden sus miedos más profundos, tanto, que siendo mendiga con techo, prende un pequeño sol que la proteja, o sale a su terraza en las noches de luna llena y le pregunta que  es lo que hace para estar así. Y ella le responde que son etapas que tiene que seguir aunque su lado oculto siempre está oscuro.
Así se queda esperando que el sueño la venza. Sueños en los que ya no sueña, protección del inconsciente ante pesadillas seguras.
Se pregunta si esa sensación algún día tendrá fin, pues por mil intentos que el corazón lleno de amor acune en su regazo a esa alma dolorida. regándola con bellas sonrisas, cariños, caricias, no logra espantar ese vacío, esa soledad que la tortura.
Mientras sigue siendo la mendiga con techo que respira la noche, la luna, con el alma aterida, llorosa, miedosa, como niña desprotegida.
No escucha al corazón que enojado le instiga que mire a su alrededor y sienta el calor que rechaza sin entender ni ella misma el por qué.
Calor que solo roza, el que no puede alcanzar, como si un muro de negación se interpusiese en medio, siendo imposible de disolver, pues cuanto más se acerca, más se clavan esas espinas que tanto daño le hacen. Espinas de dolores pasados que quedaron ahí para no dejarla ser nunca feliz.
Y teme que surjan más, aunque con más ya no puede ese alma mermada por tanta mentira, por tanto egoísmo, por tanta maldad.
Y sigue caminando con la cabeza baja, temiendo levantarla y ver lo que le rodea.


Foto: Angin-San

14 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

A veces hay que plantarle cara a la vida...y nada de bajar la cabeza...
Es la única manera de no dejar pasar las oportunidades y los momentos de bienestar...no balancearse en el sufrimiento más que lo necesario e imprescindible.
Gracias por tu visita y comentario a mi blog.
Ayer estuve paseando por este y ¡ves por dónde!, me voy a quedar.

Toni dijo...

Me encanta!
Un besito de primavera...

Salu2

curro dijo...

Lo oculto siempre es negro y rodeado de miedos y temores. Todos tememos a la obscuridad cuando venga a cubrirnos y nos tape para siempre. Un bikazo

Carmela dijo...

Anna, a la vida se le planta cara, pero... como te escupe, eh?
Biquiños y gracias por tu comentario.

Carmela dijo...

Toni meniño, que te echo de menos yo... la verdad.
Tengo que ordenar más mi vida que está hecha un caos.
Bicos malosísimos...

Carmela dijo...

Curro, y a veces viene y nos cubre... a pesar de ese sol que dejamos encendido :(
Bicos grandes meniño.

RELTIH dijo...

EN EL FÚTBOL APRENDÍ QUE, HAY DOS CLASES DE JUGADORES. LOS MENTE DÉBILES Y LOS MENTE FUERTES; LO MISMO PASA EN LA VIDA COTIDIANA. EXCELENTE RELATO.
UN ABRAZO

campoazul dijo...

Aunque cueste en ocasiones, yo creo que es mejor levantar la cabeza y dejar que el mundo vea reflejada en esa cara el amor que hay en su corazón y una dulce sonrisa..., el amor atrae amor, la tristeza atrae más tristeza...

Besitos.

Abuela Ciber dijo...

Buenisimo leerte, tema con sentires a flor de piel.

Cariños

Andri Alba dijo...

A veces en la vida se pasan por trances tan duro y dramáticos que nos transforman en muertos vivientes. Vamos con la mirada baja o perdida, eludiéndonos del mundo que nos rodea porque en él hemos descubierto que nuestra sensibilidad no haya asidero en tanta putrefacción.

No puedo evitar la palabra putrefacción, creo que la hará una de mis favoritas, pues esta mirada baja llegué a tenerla por laaaaaaaaaaargo rato y esta palabra me recuerda que mucho tiempo viví con esta amargura. Ya no soy tan amarga, pero me quedan las marcas de las espinas.

Muy bueno lo que has escrito, has hecho que lo sintiera y eso me gusta mucho, sentir.

Gracias y un beso enorme.

Andri

Carmela dijo...

Reltih, las mentes fuertes también se puede mermar en ciertas circunstancias, aunque tarden menos en sueperarlas.
Bicos fermoso

Carmela dijo...

Campoazul, bellas palabras muy difíciles de llevar a cabo muchas veces.
Bicos fermosa.

Carmela dijo...

Gracias Abuela, que eres un encanto tu.
Biquiños grandotes.

Carmela dijo...

Putrefacción Andry... palabra fuerte que abarca lo peor que existe. Pero es cierto, hay cosas que huelen así.
Las heridas meniña, a veces cierran rápido, otras tardan más, pero siempre dejan cicatriz y sobre todo experiencia de lo que no se debe de hacer o dejar sentir.
Un biquiño niña guapa.