domingo, 28 de diciembre de 2014

ÁNGEL OJOS NIDO



Regalame tu mirada, Ángel Ojos Nido.
En tus ojos me cobijaré, recogeré, encogeré, hasta puede ser que desaparezca de los ojos de los demás.
Regalame tu mirada Ángel Ojos Nido que necesito tu abrazo pupila hoy, que los míos miran hacia atrás y lloran pensando en los que ya no están.
Y no están porque el cuerpo se les murió, y no están porque de mi se alejaron queriendo o sin querer.
Regalame tu mirada Ángel Ojos Nido, que hoy me duele el pasado y ya no quiero ver más, que juegan conmigo al sentirlos otra vez, al quererlos otra vez, al desear su presencia de nuevo. Y no puede ser por eso mismo, porque el cuerpo se les murió o de mi se alejaron queriendo o sin querer.
Regalame tu mirada Ángel Ojos Nido, que yo cierro mis luceros que cansados ya están de tanto ver, de tanto sentir, de tanto desear porque no hay nada peor que sentir, cuando no quieres hacerlo Ángel Ojos Nido...

4 comentarios:

Borja F. Caamaño dijo...

Y ciertamente hay ocasiones en las que sería fantástico guarecerse en los ojos de alguien. Ojos profundos cargados de amor, quizá, rebosantes de una calidez inagotable.

Saludos desde el Otro Lado.

Carmela Leiro dijo...

Mucha falta nos haría Borja F. en algún momento de nuestra vida.
Bicos galegos de esta que agradece tu comentario.

El intimista secreto dijo...

Parece que cuando llega el fin de año sea tiempo también para hacer recuento, para alejar sombras y para buscar otro refugio. Un refugio seguro.
Feliz Año Nuevo.
Besos.

Carmela Leiro dijo...

El intimista secreto, un placer encontrarte en este curruchiño casi abandonado.
Feliz Aninovo y que tus sueños se cumplan.
Bicos muy grande cariño.