jueves, 2 de enero de 2014

DESGRANANDO




Para qué desgranar mi vida en tus manos, si mi vida es.
Me has dicho que deje se escurra por tus dedos, como por los míos la sentí escurrir y pienso que no hay manos que tanto tengan que sufrir.
Mi vida es mía, pero también sé que fue tuya, y que de paso pasé, pero ¿qué  valor tiene una vida cuando es de otro?
Soy pequeña, mi sentir es así. Soy tan pequeña que ni yo misma casi me veo, pero sé que estoy aquí y tú también, aunque así soy y no te me deje ver.
Hace tiempo que no estoy para nadie  y dejo al lado mi sin ti, porque me siento tan lejana ya de ti  que no te encuentro y no te quiero buscar.
Por  eso guardo mis lágrimas entre almohada y cojín, y alejo las tuyas porque las sé de serrín.

Foto; Carmela