sábado, 5 de abril de 2014

AMORES IMPOSIBLES



Hay personas que nos dejan marcados para toda la vida.
No intentes huir de ese sentimiento porque siempre habrá una ocasión de azar o buscada, para volver a saber de ellas.
Hilos de conexión imposibles de destruir por mucho que pase el tiempo o haya distancia en medio.
Personas que calan muy adentro y siempre logran que con un solo gesto o una sonrisa, te hagan feliz el día.
Desde el primer momento en que tropiezas con ellas,saldrá el sol por mucho que tengas encima una ciclogénesis explosiva.
Quizás sea el momento en que llegaron, o la empatía de caracteres, gustos, tanto da.
Te dejan marcado y siempre las tendrás en tu corazón y en tu memoria.
Un par de palabras, tanto orales como escritas. Y sientes chirivitas en tu estómago sin poder remediarlo.
Los sentimientos pueden ser eternos y por eso este tipo de personas pueden cambiar tu vida tan rápido que te harán olvidar el presente que vives.
Si tienes a otra persona a tu lado, esta quedará en segundo plano; pasa de ser ella/el, a ser el otro/otra.
Las vivencias pasadas estarán envueltas en nubes de algodón que borrarán el porqué ya no está a tu lado.
Solo quedarán recuerdos de risas, de paseos, de abrazos y cuerpos entrelazados en un largo éxtasis de pasión.
Todos los recuerdos serán mágicos y esa magia hará presencia cada vez, cada una de las veces que sepas de esa persona o hables con ella.
Incluso sabes que puedes romper la relación actual, pero tú sigues porque la fuerza de atracción es tan grande que  te ciega y no te deja ver el riesgo que corres.
Ese tipo de relaciones son una de las causas mayores de separaciones y divorcios.
Y lo más cómico, es que nunca suelen ser más que eso, sueños que duran lo que dura una locura pasajera.

4 comentarios:

Hanna Xesco dijo...

Amores imposibles de olvidar.
Beso

Carmela Leiro dijo...

Así es Hanna, Bicos miles

Anónimo dijo...

Muy cierto, dejan a quien tienen a su lado, por alguien que nunca conocieron ni conocerán.

Carmela Leiro dijo...

Amores son mi querido anónimo. Un biquiño grande.